fbpx

Sookie es un Golden Retriever de 6 años de edad que nació en Venezuela. Vino al mundo en casa de su papá Bartolomeo que lo cruzaron con una bella perrita vecina para logar a los cachorros. Nacieron 13 bellezas de todas las tonalidades pero una de las más catiras fue Sookie. Le colocaron un lazo grandote color morado para distinguirla y a sus hermanos otros de diferente colores. Desde chiquita fue intranquila y sacaba a los hermanitos de las tetas de la mamá para comer ella.

Su nombre se lo puso su después dueña por una serie de vampiros que estaba viendo y la tenia algo fiebruda. La protagonista de la serie casi se pasó por sus aposentos a todos los actores de la serie. Por ello se dice que Sookie es muy “amorosa” con el sexo masculino, pero no con los perros machos sino con los hombres de carne y hueso: humanos.

Su dueña siempre la cuida, la ama y la protege y piensa que es una de las mejores cosas que le pasó en la vida. Aunque no tenía mucha experiencia con perros porque no le dejaron tener ninguno de pequeña, la educó lo mejor que pudo (muchos dicen que menos mal que practicó con un perro y no con un niño) pero en la medida de sus posibilidades ha mantenido sana y feliz a su perrita.

El rollo de esta historia comenzó cuando Venezuela empezó a ser un destino imposible para vivir. La familia de la dueña de Sookie empezó a migrar a Argentina. Y quedaron ellas solitas en el país con la promesa de que sus familiares la ayudarían a completar el dinero para el viaje de Sookie. Tras varios meses se cumplió la meta gracias a los esfuerzos de la familia (su tía se fregó un poco de meses trabajando en un restaurante para enviarle el dinero) y se emprendió el viaje a su nuevo país.

Sookie nunca había viajado, no le gustan los lugares pequeños y por mas que practicaron en casa durante días no hubo manera que entrará por voluntad propia a un kennel. Sin embargo llegado el día comenzó su largo camino atravesando fronteras por tierra y por aire. Parte del camino lo hizo por tierra y tuvo que tomar tres vuelos para llegar a la Argentina. El viaje duró casi 7 días en los cuales no la pasó muy bien. Dejó de comer y llegó muy baja de peso y con un estado de ansiedad increíble. La recibió su familia cuando al fin aterrizó y empezó el proceso de adaptarse a su nuevo país.

En argentina hay grandes parques y aman mucho a los animales. Le ha costado adaptarse y relacionarse con otros perros pero es una perrita feliz. Tiene el cariño de sus dueños y la atención en ella siempre para cuidarla y protegerla. Sookie es un Golden Retriever afortunado y su historia tiene un final feliz.

Golden Retriever
Facebook Comments Box
Historia de un Golden Retriever Venezolano
Etiquetado en: